Malla ciclónica: Protección al translúcido

Cuando hablamos de mallas ciclónicas, estamos hablando de unos de los mejores métodos de resguardo y protección de propiedades más antiguos que existieron, y que muy probablemente existan hasta dentro varias décadas más. Por su practicidad, eficacia, traslucidez -que a pesar de restringir, al mismo tiempo deja ver más allá de lo que rodee la misma-, pero por sobre todas las cosas su bajo costo.

Malla ciclonica

Es cierto que no es lo más atractivo a elegir si se quiere priorizar la apariencia del inmueble al que se desee delimitar, pero además de ser un producto fuerte y maleable, uno puede ingeniar para decorarlas con plantas enredaderas o similares. Inclusive hay quienes optan por exagerar al respecto y terminan por ocultarlas bajo un manto de hojas estratégicamente ubicadas por toda la cerca que crean la ilusión de una pared artificial de hiedras.

Definitivamente hay muchas más opciones para idear con una malla ciclónica, puesto que también las hay de diferentes clases dependiendo del uso. En forma de rombos, de cuadrados, pentágonos, alambres de todos grosores, colores, etc. Pero no todo es apariencia. Evidentemente no hay que dejar de lado la función por la cual fue creada, y es ni más ni menos que proteger, generalmente grandes terrenos privados.

De PVC, plastificadas, de acero inoxidable, galvanizadas simples; estas últimas pueden además contar con un recurso un tanto extremista pero aun así necesario en ocasiones: electricidad. Las mallas electrificadas aseguran al completo de que un intruso no vaya a treparlas, y si aun así lo lograse y como si fuera poco, también pueden terminar en unas peligrosas púas -también electrificadas- o astillas de forma cóncavas o en espiral, a lo largo de la misma.

¿Cómo se instala una malla ciclónica?

instalacion malla ciclonica

Lo primero que debe hacer es tomar medidas, delimitar el terreno con precisión, habiendo pensado previamente en el propósito por el cual comprará su malla -plena protección, decoración, contener animales, etc…- y entonces así encargar el largo y alto que necesite.

Luego deberá conseguir pilares de apoyo, pueden ser de cemento, madera, tubos de metal, pensando también en los cambios climáticos que afecten a su zona. Si su terreno es afectado frecuentemente por lluvias, quizás madera no sea la mejor opción y deberá ir a por otra más segura. Estos les servirán para mantener la tensión de la malla cada cierta distancia, generalmente no quedan ubicadas a menos de 2 metros entre sí.

Deberá, a continuación cortar la malla cada 1 o 2 metros aproximadamente y usar el alambrado sobrante de los costados para crear un muelle que permita ser enganchado al pilar. Puede conseguir estos muelles en cualquier ferretería. O si lo prefiere, simplemente pase el entrelazado de acero por sobre el soporte -asegurándolo- y entonces así, además de mantener la firmeza y mantener la continuidad, se ahorrará el tiempo y trabajo de cortar.

Si lo prefiere, puede cavar una pequeña zanja antes de colocar el alambrado. No estrictamente necesario, tampoco es lo más ‘estético’, pero asegura firmeza y protección si el terreno no es de cemento o material firme.

Y por último, claro está, debe comprar una puerta o un portón. Estos también se venden siguiendo el tramado de la malla, pero aquí usted puede improvisar y utilizar chapa u hojalata, o cualquier material que se desee y crea que es conveniente.

Tips:

  • Antes de empezar a trabajar asegúrese de que también cuenta con las herramientas necesarias. Pinzas, guantes, martillos y destornillador serán esenciales en la labor.
  • Pídale ayuda a un amigo. Le será necesario en varias ocasiones de alguien que sostenga la cerca, le asesore de herramientas, o que ayude acortando tiempos de trabajo.
  • No pierda tiempo si no se encuentra seguro. Recuerde que tiempo es dinero, y si no quiere desperdiciar ninguno de los dos, derive el trabajo a un experto.

El precio de las mallas ciclónicas es muy variado, casi tanto como su mercado. Generalmente al metro de largo se lo puede encontrar entre 200 y 400 MXN pesos mexicanos (Esto teniendo en claro que el largo no supera los dos metros). Vale aclarar que si se desea electrificar y añadir púas, el valor aumenta considerablemente.

2 Comments

Deja un comentario

Required fields are marked *.